Burundanga, la droga que se echa en la bebida

Siempre se ha dicho que hay que llevar cuidado en ciertos locales, porque hay gente que está al acecho, y echa droga en la bebida para después abusar sexualmente de su víctima.

Hace unos años, empezó a sonar el nombre de burundanga, y con tantas leyendas para mantener a la juventud y a las milf alerta, era difícil saber si se trataba de una realidad, u otra de las muchas leyendas que van de boca en boca. Pero hoy en día, la burundanga se ha convertido en una realidad que es necesario conocer y tener, como mínimo, en cuenta, sin generar por ello una alarma social.

Qué es la burundanga y cómo la utilizan

La escopolamina, también conocida como hioscina, y popularmente llamada en las calles como “burundanga”, es la nueva droga que circula por los bares de copas y las noches de fiesta. En medicina, se usa en pequeñas cantidades para prevenir y tratar el mareo, las náuseas, los vómitos y colitis. También como sedante, antiparkinsoniano, antiespasmódico, analgésico local y para provocar dilatación de la pupila en exámenes al fondo del ojo.

Sus efectos usados como droga, que es como se suelen usar en cuando lo echan en la bebida, varían según la persona y la dosis administrada. Ya que muchas veces, los delincuentes que usan este tipo de drogas no miden exactamente la cantidad que usan en sus víctimas, sino que lo realizan un poco a ojo. Algunos síntomas comunes son amnesia completa o parcial, una resaca desproporcionada, agitación, alucinaciones, desinhibición, parálisis con o sin pérdida de conocimiento, alteración del juicio, alteraciones visuales, en el habla, en el juicio, falta de equilibrio, somnolencia, confusión, etc.

Además, es una droga que no deja rastro en el organismo. En sangre, desaparece en seis horas, y en orina en doce. Aunque todavía puedan quedar restos durante una semana.

Las formas más comunes de administración suelen ser cuando su víctima se despista. Se suele echar en la bebida porque es la forma más fácil de que la persona ingiera la droga sin ser consciente de ello.

Qué hacer ante el consumo de burundanga

Con estos temas, es conveniente mantener la calma y no crear una alarma social de paranoia e inseguridad. Que ocurran estas cosas, no quiere decir que haya que alterar el comportamiento o reprimir las ganas de salir de fiesta. Pero sí es importante tenerlo en cuenta. Por lo que algunos consejos serían llevar cuidado, no perder de vista el vaso del que estamos bebiendo, y no beber de vasos de desconocidos. Parecen consejos típicos de una madre, pero la realidad es que son muy efectivos, a la par de sencillos y fáciles de aplicar.

Por último, si tras una noche de fiesta, o durante, sientes alguno de los síntomas que hemos mencionado anteriormente, si te sientes aturdida/o, hay cosas que no te cuadra, te notas rara/o, y crees que has podido ser víctima de este tipo de delito, ante todo mantén la calma. Después, intenta buscar ayuda, acudir a un hospital lo antes posible para realizar algunos análisis y comprobarlo, y posteriormente realizar la correspondiente denuncia.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *